Colchones para el dolor de espalda

¿Existen colchones para el dolor de espalda? Esa es la gran cuestión.

¿Respuesta? Sí, claro que sí, pero no todos valen.

Dormir bien, buena alimentación y una actividad física moderada son las tres claves para mantener una buena salud. Dicho por médicos y especialistas.

El correcto descanso tiene enorme beneficios para nuestro cuerpo tanto a nivel físico como mental. Pero no vale dormir de cualquier manera.

Las malas posturas a la hora de dormir o en el puesto de trabajo suelen ser las principales causas del dolor de espalda.

Obviamente esto lo haces de manera inconsciente, pero ¿y entonces qué hacemos? Ahí entra el juego el colchón. Tu gran aliado.

¿Cuáles son los mejores colchones para el dolor de espalda?

Para determinar esta cuestión hay que fijarse en tres factores fundamentales:

La dureza: como todo en la vida aquí entra en juego el término medio. No debe ser ni excesivamente duro, ni excesivamente blando. En el término medio está la virtud.

Si es excesivamente duro ¿Por qué no dormir en el suelo? Mientras que si es demasiado blando, tu espalda se hundirá en el colchón y seguirás padeciendo dolores.

El grosor: aquí todos solemos aplicar el refrán: “Burro grande, ande o no ande”. En parte sí, pero no es del todo recomendable esta teoría.

El grosor debe ser el adecuado para que soporte nuestro peso (por este motivo no hay un estándar, depende de la persona que vaya a usar el colchón).

Pero esto si existe un mínimo recomendado de 15 centímetros de grosor ¡¡Recuérdenlo!!

La medida del colchón: el tamaño es el tercer factor en discordia. Sólo una norma. El tamaño debe ser el adecuado para que nos permita dormir en una postura cómoda (si lo quieres más grande, ya es cuestión de gustos)

Para finalizar un par de recomendaciones más: los de espuma son colchones contraindicados para el dolor de espalda. Los mejores para este tipo de dolores suelen ser los de látex y viscoelásticos.

Lo más importante a la hora de elegir colchones para el dolor de espalda, es que escojas uno de calidad del tamaño adecuado para tener una postura cómoda y la dureza idónea para que aguante tu peso o el de ambos en caso de que duermas en pareja.

Sobre todo, sobre todo ¿Nunca te dejes engañar? Tu salud está en juego.

Categories:
Leave a Comment