¿De qué depende el precio de un colchón?

Elegir el nuevo colchón no es fácil. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez, de qué depende el precio de un colchón? Con independencia de promociones, liquidaciones o modas, hay razones que lo justifican. Os explicamos cuáles.

Por simplificar la cosa os diremos que esencialmente hay tres gamas de colchones que dan lugar a tres niveles de precio, aunque dentro de cada gama los hay mejores y peores y por tanto más asequibles o menos.

Los hay de muelles, de látex y viscoelásticos. Si, ya sabemos que también los hay de espuma, pero estos no los vamos a tener en cuenta por su baja calidad; tienden a deformarse y son poco duraderos.

Los de muelles son los más baratos aunque podemos encontrar productos de mucha calidad con muelles independientes y embolsados con buenos textiles que nos proporcionarán un resultado razonablemente bueno.

El látex sube el listón de precios a lo más alto. En este segmento debemos controlar la cantidad y proporción de látex sintético Vs. natural. Cuanto más natural, mayor calidad y confortabilidad y precio más alto.

Y por último tenemos los viscoelásticos, cuyos precios deberían estar en el medio de las opciones. Como en el látex, a mayor cantidad de material natural, más precio y calidad. Si en sus especificaciones leéis algo así como “núcleo de HR-Espumación de 28 kg. de densidad…” es que estáis en un alto nivel de calidad. Aunque otros incluso superen esas cifras…

Por último tenemos que considerar otros factores como la cantidad de tecnología que incorpore el producto. ¿Los colchones tienen tecnología? Si y según qué modelo, mucha.

Citaremos tres elementos que harán de nuestro colchón, el Ferrari de los colchones.

Hablamos de sistemas de termoterapia que nos permiten adecuar la temperatura según el fin buscado, los sistemas de masaje con vibración o la Nanotecnología. Mediante el empleo de esta tecnología, se pueden aplicar diferentes materiales a los tejidos logrando propiedades tan sorprendentes como la eliminación de olores, ácaros, servir de pantalla contra las ondas o la acumulación de calor corporal (tan poco apetecible durante el verano).

Ahora tú decides y como siempre decimos, no pierdas la oportunidad de probar el producto en tu domicilio durante un tiempo. Es así y no en un centro comercial como se debe hacer.

Categories:
Leave a Comment